Ciudades y pueblos que debes visitar antes de morir

En ocasiones pensamos en viajar e irnos lejos. Sea cual sea el destino que deseamos, parece que cuanto más lejos nos vayamos más lo vamos a disfrutar. Sin embargo, esto es un error, ya que dentro de España existen miles de destinos que deberías visitar antes de morir. Son pueblos que llaman la atención y que disponen de ofertas diferentes, sea el tipo de turismo que sea.

Disfruta de la nieve

Con la llegada del invierno los amantes de la nieve están de suerte. Y es que durante esta época del año podemos visitar los pueblos más bonitos de España, pero con el añadido de verlos blancos, con la nieve cubriendo sus casas y montañas. Uno de estos pueblos es Albarracín, en Teruel, donde si su belleza ya es extraordinaria, con la nieve se multiplica. No olvides visitar su casco antiguo y probar su gastronomía típica, te sentirás transportado a otra época.

Otro pueblo que también te transporta al medievo se sitúa en Castellón y se llama Morella. Esta ciudad amurallada presenta unas calles adoquinadas que te harán pensar que nunca ha existido la gran ciudad. Imprescindible visitar su catedral y su castillo. Si ves Morella nevada te enamorarás al instante.

Pequeños paraísos

Si la nieve no es lo tuyo, tienes a tu disposición auténticos paraísos que no puedes dejar de visitar. Kilómetros de playas con pueblos con una historia y un encanto que no puedes perderte.  En el sur de España abundan este tipo de pueblos, donde el calor y el mar son los protagonistas de un entorno único. Frigiliana es uno de los pueblos blancos de Málaga con unas vistas espectaculares. Un casco antiguo con paredes encaladas que te atrapará desde el primer momento. Además, presenta una amplia gastronomía que no te dejará indiferente.

Yéndonos hacia el norte esta vez, en Girona tienes el pueblo de Blanes. Se trata del primer pueblo de la Costa Brava y uno de los más grandes. En este pueblo tendrás un sinfín de actividades para realizar, desde visitar alguna cala como Sant Francesc hasta prepararte a pasar el día visitando su ermita y probando sus platos típicos. Si no quieres estar solo en este lugar puedes contratar alguna de las escorts en Blanes. Miles de opciones para todos los públicos.

Moverse con sol y nieve

Otro de los atractivos que muchos encontramos a la hora de viajar y descubrir nuevos rincones es practicar algún deporte. Tanto esquiando como haciendo senderismo o simplemente corriendo encontramos lugares únicos, rincones escondidos que nunca hubiéramos visto en condiciones normales. Aunque por toda España podemos hacer todo este tipo de actividades, quizá en el norte encontremos lugares si cabe más singulares.

Uno de estos lugares es Santander. Sus verdes paisajes son únicos para disfrutar una ruta de senderismo. Además, dispone de playas donde podrás realizar todo tipo de deportes y montañas para dar largos paseos. Muchos dicen que es una de las ciudades más bonitas del país, y si la conoces, verás que no se trata de ninguna exageración.