Trucos para cuidar los ojos en verano

Con el verano ya muy presente en nuestros días y el sol pegando con fuerza, es muy importante que consigamos proteger nuestros ojos y mantenerlos a salvo de los peligros que emiten las radiaciones ultravioletas.

Hay veces que vas a la playa o a la piscina y ves a gente tomando el sol sin unas gafas que les protejan del sol y de las radiaciones ultravioletas. Sin duda, esta gente posiblemente no sepa el riesgo que están corriendo al no protegerse de los peligros del sol debidamente. Y es que aunque es cierto que en los últimos años nos hemos concienciado de la importancia que tiene proteger nuestros ojos y nuestra piel, todavía hay mucha gente que se muestra reacia a esto.

Llama la atención, principalmente porque existe una enorme variedad de gafas, lentillas o lentes de contacto baratas que pueden protegerte y mantenerte a salvo sin que tengas que preocuparte por nada.

Y es que lo que está claro es que una constante exposición de nuestros ojos a los rayos de sol podría provocar daños irreparables de gran gravedad en nuestros globos oculares. Hay que tener en cuenta que la luz del sol trae con ella un sinfín de reacciones químicas en nuestras células que hacen que en algunos casos incluso se pueda perder temporalmente la visión del ojo.

Por ello proteger debidamente nuestros ojos con unas gafas, lentillas o lentes de contacto baratas es fundamental. Aun así, a continuación te vamos a dar una serie de trucos que se muestran clave para conseguir cuidar nuestros ojos este verano. Presta atención y toma nota.

Gafas de sol siempre puestas

Llevar las gafas de sol siempre puestas cuando vayas a exponerte a los rayos del sol es fundamental. Y no vale la excusa de que no te gusten o no te sientas cómodo con las gafas de sol, ya que también puedes hacerte con unas lentillas o lentes de contacto baratas diseñadas especialmente para proteger tus retinas de los rayos ultravioletas.

Eso sí, hazte con unas gafas en una óptica especializada, ya que de lo contrario es posible que lejos de protegerte, te hiciesen todavía más daño. Deja a un lado las imitaciones y las gafas de mercadillo que aunque evidentemente serán más económicas, te resultarán altamente perjudiciales.

Parpadea en exceso

Aunque parezca una tontería, parpadear te puede resultar de gran ayuda cuando estés en la playa y te expongas altamente a los rayos de sol. Y es que los rayos del sol no son el único peligro, ya que en la playa suele haber bastante viento y tienes posibilidades de que cualquier elemento o sustancia acabe dentro de tu ojo. Parpadeando ayudarás a que vuelva a salir.

Enjuaga tus ojos

Lavar y enjuagar tus ojos debidamente también te puede resultar de gran ayuda, especialmente tras quitarte las lentillas o lentes de contacto baratas y salir de la playa o de la piscina. Trata de llevar siempre contigo una botella de agua mineral o un pequeño bote de suero fisiológico para dejar a un lado la arena, la sal del mar o el cloro de la piscina.